Monotributo Social Agropecuario

MSA_Logo antiguo

El Monotributo Social Agropecuario (MSA) con Costo Cero es una de las iniciativas de la Secretaría de Agricultura Familiar que ha sido creado para facilitar y promover el ingreso de los agricultores familiares a la economía formal.

Además los beneficiarios del Monotributo Social para el Agricultor Familiar, podrán acceder a una jubilación.

También contarán con la cobertura de una Obra Social para el contribuyente y su grupo familiar, inclusive los hijos de hasta dieciocho años e hijos discapacitados a cargo, que le garantizará el acceso a una cobertura básica universal de la salud.

El productor/a podrá emitir factura oficial (factura de tipo “C”), ser proveedores del Estado por compra directa, acceder a otros canales de comercialización (venta a comercios e instituciones) e ingresar al sistema previsional con la antigüedad que tubo dentro del Monotributo Social. (Jubilación).

Spot Monotributo Social Agropecuario

 

Enlace de descarga: SSAF_MSAF_II.mp3

¿Quiénes podrán acceder al Monotributo Social Agropecuario?

Podrá acceder todo productor agropecuario que reúne las características de un efector social, o sea que sus ingresos no superen los 72.000 pesos por año y se encuentren en situación de vulnerabilidad socio-económica.

El Monotributo Social es una categoría tributaria permanente, creada con el objeto de facilitar y promover la incorporación a la economía formal de aquellas personas en situación de vulnerabilidad que han estado históricamente excluidas de los sistemas impositivos y de los circuitos económicos.

A partir del reconocimiento de sus actividades y de su inclusión como contribuyentes, trabajadoras y trabajadores están en condiciones de emitir facturas oficiales, acceden a las prestaciones de las obras sociales del Sistema Nacional de Salud tanto para sí como para sus familias, y realizan aportes jubilatorios.

Pueden inscribirse a esta categoría aquellas personas que estén desarrollando una única actividad económica (ya sea productiva, comercial o de servicios), cooperativas de trabajo y proyectos productivos que lleven adelante grupos de hasta tres integrantes. En todos los casos, debe tratarse de emprendedores en situación de vulnerabilidad social que no generen ingresos anuales superiores a los correspondientes a la categoría más baja del monotributo general. Asimismo, la actividad económica debe ser genuina y estar enmarcada en el Desarrollo Local y la Economía Social, respondiendo al perfil productivo de cada región.

Los monotributistas sociales no pierden el derecho a la Asignación Universal por Hijo, que rige mientras se mantenga la situación de vulnerabilidad y los requisitos de ingreso.

El organismo encargado de gestionar el Monotributo Social es el Registro Nacional de Efectores, el cual trabaja con redes y organizaciones de emprendedores fortaleciendo proyectos en marcha e impulsando nuevas iniciativas. La inscripción también puede realizarse en los Centros de Referencia de todo el país.