Año de la Agricultura Familiar

Agricultura familiar: 80% de las explotaciones agropecuarias regionales, sólo el 23% de la superficie agrícola

16,5 millones de explotaciones agrícolas en América Latina y el Caribe pertenecen a la agricultura familiar, agrupando a más de 60 millones de personas.

En todos los países de la región la agricultura familiar es el sector mayoritario.

Santiago de Chile, 29 de mayo 2014 – Cerca de 16,5 millones de explotaciones agrícolas en América Latina y el Caribe pertenecen a la agricultura familiar, las que involucran a 60 millones de personas, señaló hoy la FAO.

“La importancia de la agricultura familiar para la seguridad alimentaria de América Latina y el Caribe es indiscutible. Esto ya es reconocido por los gobiernos de la región, que la establecieron como una de las iniciativas prioritarias para el trabajo de la FAO durante la pasada Conferencia Regional”, señaló Raúl Benítez, Representante Regional de la FAO,.

Según la publicación de la FAO, Agricultura Familiar en ALC: Recomendaciones de Política, ocho de cada diez explotaciones agrícolas en América Latina pertenecen a la agricultura familiar. El 56% de ellas (más de 9.2 millones) se encuentran en Sudamérica, el 35% en Centroamérica y México (5.8 millones) y el 9% en el Caribe (1.5 millones).

En todos los países de la región el sector es mayoritario en la agricultura: en Antigua y Barbuda, Chile, Guyana, Surinam, Haití, Honduras y Paraguay más del 90% de todas las explotaciones pertenecen al sector, y en Granada, República Dominicana, Santa Lucia, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Ecuador, y Brasil, más del 80% de ellas son parte de la agricultura familiar.

23% de la superficie agrícola regional en manos de pequeños agricultores
La información disponible a partir de datos de doce países de la región revela que cerca de un 23% de la superficie agrícola de América Latina y el Caribe estaría en manos de la agricultura familiar, una proporción que varía desde el 13% en los países andinos, al 34% en los países del Cono Sur.

En la región coexisten pequeñas explotaciones junto a las de mediano y gran tamaño: el tamaño promedio de las explotaciones que pertenecen a la agricultura familiar alcanza las 13 hectáreas, aunque cabe señalar que si se excluye al Cono Sur de este análisis, el tamaño promedio de las explotaciones en el resto de la región cae a 2,51 hectáreas.

“Si consideramos los aportes del sector en términos de empleo y producción de alimentos, queda claro que hablar de agricultura en América Latina y el Caribe es hablar de la agricultura familiar. Son actores claves y aliados fundamentales para alcanzar la meta de hambre cero en todos los países”, explicó Raúl Benítez.

www.fao.org

AGRICULTURA FAMILIAR

_________________________________________

LAURA LORENZO, del Foro Rural Mundial, comparte sus puntos de vista sobre el Año Internacional de la Agricultura Familiar (2014). La entrevista se produjo durante la sesión 38 de la Conferencia de la FAO, en junio de 2013

Las familias lo comparten todo.

Comparten su espacio vital y sus comidas. Comparten sus aspiraciones, sueños, éxitos y fracasos.

Tanto en el mundo desarrollado como en desarrollo, las familias agrícolas disfrutan de los beneficios de repartir también la carga de trabajo.

La agricultura familiar, con más de 500 millones de explotaciones en el mundo, es la forma predominante de agricultura, y está unida de forma indisociable a la seguridad alimentaria mundial.

Idealmente, mujeres y hombres deberían tener el acceso y el apoyo necesario para dedicarse a la producción de alimentos, mientras que sus hijos realizan tareas apropiadas para niños tras la escuela y el tiempo de juego.

Las familias agrícolas juegan un papel central en asegurar la sostenibilidad y la conservación de la biodiversidad. Forman parte de redes territoriales y culturas locales, e impulsan la economía local gastando sus ingresos en mercados locales y regionales principalmente.

Sin embargo, más del 70% de la población que sufre inseguridad alimentaria la componen agricultores familiares de áreas rurales de África, Asia, Latinoamérica y Cercano Oriente. No pueden alcanzar todo su potencial de producción por carecer de acceso a los recursos naturales, al crédito, a las políticas y a las tecnologías que necesitan.

Por esto 2014 ha sido declarado Año Internacional de la Agricultura Familiar. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) fue invitada a facilitar su implementación en colaboración con gobiernos, agencias internacionales de desarrollo, organizaciones campesinas y otros organismos pertinentes del sistema de Naciones Unidas, así como ONGs. Porque con las políticas agrícolas, ambientales y sociales adecuadas, la agricultura familiar puede contribuir de forma decisiva a la erradicación del hambre y la pobreza, protegiendo al mismo tiempo el medio ambiente y alcanzando un desarrollo sostenible.